Amor, sabiduría y voluntad

Amor, sabiduría y voluntad

Ivette Carrión Torres
Directora y Fundadora - Creadora de Metodología ASIRI

Febrero, 2016

La vida es un acto de presencia en un determinado espacio tiempo, que nos permite interpretar cómo el cuerpo necesita crecer y desarrollarse, todo ello desde el mundo sensorial en el que se manifiesta, reconociendo desde sus vivencias a la forma.

La existencia en el planeta azul está llena de contrastes, relieves, idas y venidas que por alguna razón se convierten en mensajes y que muchos de ellos desde nuestra psiquis los convertimos en positivos para continuar con este viaje.

El cuerpo del ser humano está lleno de células inteligentes que se conectan entre sí.  Ellas trabajan en equipo comunicando lo que sucede en el exterior desde el punto que corresponda.  Cuando el cuerpo envía endorfinas al cerebro, éste se transforma en energía muy alta que da felicidad a la persona y por lo tanto lo llena de pensamientos positivos, nobles, amables.  Nosotros diríamos: “Se llena de amor”, y cuando eso sucede cualquier deseo para continuar se dará.  Aquí reconocemos que nos empezamos a mover y desarrollar para que eso siga sucediendo.  Nosotros decimos: “Se activa la voluntad del ser” y lo siguiente que sucede es que las células que conectan con los niveles más altos de la existencia, relacionan las experiencias y las convierten en herramientas a ser utilizadas en próximas oportunidades.  Nosotros le decimos: “sabiduría”.

Y es que el amor, la sabiduría y la voluntad van de la mano.  Son en conjunto la triada existencial, la que enseña valores universales y las que nos permiten sentirnos buenos, bondadosos, con sensaciones de que estamos avanzando por un buen camino.

El amor es incondicional, la voluntad es necesaria y la sabiduría la capacidad de poder discernir frente a un acontecimiento, convirtiendo la decisión en un regalo.

Siguenos

Facebook

Siguenos

Facebook